¿Quién no ha soñado alguna vez con pasear en góndola por los estrechos canales de Venecia, mientras el gondolero canta una romántica canción? ¿Existe una ciudad más mágica? Yo creo que no. Y es que yo vivo enamorada de la vida, del amor y de mi Venecia, pues para mi es la ciudad más bella del mundo mundial.